Sobre mí - Escultor Helmut Perathoner a Ortisei Val Gardena

¿Será realmente el que proceda de una familia de tradición de escultores del Valle de Gardena el motivo por el que ejerzo mi profesión con tanto entusiasmo y dedicación? Esta es la pregunta que me hago una y otra vez cuando pienso en mi carrera como escultor.

Me crié desde muy niño en el arte de la talla de madera del Valle de Gardena. Solo era un infante cuando ya me permitían manejar madera y cincel en el taller de St. Ulrich donde pude observar a mi padre, tío y abuelo en sus labores.

Y es casi fruto del destino que propusiera mi carrera como escultor. Me dejé pues, aconsejar y formar por diversos maestros hasta que decidí emprender mi carrera en solitario. Así pude llevar a cabo mis ideas y poner a prueba mi habilidad. Me auto descubrí una gran versatilidad que me incitó a buscar nuevas metas. Se trataba, y trata, de no perder mi identidad artística pero sí de continuar evolucionando. Y es este registro tan variado lo que distingue mi obra.

A menudo trabajo en estrecho contacto con mis clientes e intento elaborar con ellos el mejor de los diseños. Se prueba, observa y modifica, a menudo incontables veces, hasta que tanto el cliente como yo mismo quedamos satisfechos.

Y es precisamente el probar y cambiar, el converger con ideas de otros aun manteniendo el enfoque propio, lo que significa para mí el desarrollo y aprendizaje continuo, por que detenerse sería dar un paso atrás.

Al finalizar un trabajo es cuando llega uno de los momentos más emocionantes de mi profesión: ¿cómo reaccionará el cliente ante la obra? ¿Irradiarán sus ojos entusiasmo?

Pues es ese entusiasmo lo que me motiva a seguir diariamente arrodillado ante mi trabajo de sol a sol.

Helmut Perathoner